La HORRIPILANTE historia del “niño fantasma” que dio inicio a la Revolución Mexicana

Conoce la hsitoria mejor guardada de Francisco I. Madero y sus prácticas espiritistas

La HORRIPILANTE historia del “niño fantasma” que dio inicio a la Revolución Mexicana. estas son las historias de fantasmas de la Revolución Mexicana y Francisco I. Madero.

El día de la Revolución Mexicana, 20 de noviembre es una fecha conmemorativa es donde recuerda una lucha social por derrocar a un dictador, hablamos de Porfirio Díaz, un político que dictó el país bajo leyes devastadoras a nivel social, ambiental y económico.

En este día muchos recuerdan a uno de los personajes más emblemáticos del Movimiento de la Revolución Mexicana, hablamos nada más y nada menos que de Francisco I. Madero un escritor, filántropo, político y para muchos desconocidos, espiritista de la época.

Sin duda el movimiento del 20 de noviembre fue una fecha donde la lucha de la libertad encabezaba la causa, pero el costo fue una batalla llena de sangre derramada. Es por eso que durante la Revolución Mexicana surgieron historias como la del niño fantasma.

Francisco I Madero era espiritista y seguro no lo sabías

Como sabrás Francisco I. Madero fue la cabeza del movimiento de la Revolución Mexicana y una de sus características fue su pensamiento filantrópico que permitió que el país viera nuevos vértices de cómo gobernar. Un dato que quizá desconocías es que I. Madero tenía bastante relación con el espiritismo.

Aunque suene insólito, el incitador del movimiento del 20 de noviembre tenia creencias espiritistas que adquirió cuando viajo a Francia donde conoció y aprendió esta doctrina para más tarde escribir las memorias de 1909 donde a través de cartas redacto lo que los espíritus le decían.

Créditos: Pinterest.

Los fantasmas de la Revolución Mexicana

Es gracias a estas creencias de Francisco I. Madero que se habla de la historia del niño fantasma que alentó aquel 20 de noviembre se comenzara el movimiento de la Revolución Mexicana. Ese niño tenía por nombre Raúl y era el hermano fallecido de Francisco I Madero.

Tras el aprendizaje de creencias espiritistas de I Madero se dice que el primer contacto que tuvo fue con su hermano Raúl, quien ya había fallecido. Incluso se señala que el niño Raúl era quien le narraba a I Madero las acciones que debía tomar para su movimiento revolucionario.

Incluso Francisco I. Madero decía que el era médium entre la voz de su hermano Raúl Madero, quien falleció a la edad de los 4 años en 1887. A pesar de saberse algunos destinos tras sus encuentros con los muertos, es un hecho que Francisco I Madero no pudo ver su propia muerte.

Deja un comentario

Deja un comentario