Democracia en peligro

El director para las Americas de la organización Human Rigths Watch, fue claro: el pronunciamiento del sábado del general Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa, que no solo se alineó con la autodenominada 4T, sino que sugirió que hablaba a nombre de las Fuerzas Armadas, cuando pedía a los mexicanos a que nos unamos al proyecto político de AMLO, representa una clara amenaza a nuestra democracia, pues, como lo dijo, cuando el ejército se involucra en política partidista la calidad democrática está comprometida.

Fue la académica del CIDE, afincada aquí, pero cuya pluma es habitual en diarios como El Universal, donde ha reiterado el peligro de militarizar al país, quien recordó que en democracia no recordaba que un general, menos un titular de la Defensa, se hubiera expresado en esos términos, un asunto que se vuelve grave cuando, señala, esto se da en el marco de un proceso de traspaso inédito de poder por parte del presidente y en medio de graves acusaciones de corrupción, por parte de mandos militares, por la adjudicación de las obras del aeropuerto de Santa Lucía, entre otras obras entregadas al Ejército.

No sorprenden, sin embargo, las palabras del general, aunque resulta irónico que las haya pronunciado en el acto en que se conmemoraba, el pasado día 20, el inicio de la revolución, una revolución que se prolongó una década justo por el último cuartelazo de nuestra historia, el que encabezaron Félix Díaz, Manuel Mondragón y Bernardo Reyes, que aupó al traidor Victoriano Huerta al poder, previo el asesinato de Madero y Pino Suárez.

El senador Emilio Álvarez Icaza, entre otras voces, lamentó el pronunciamiento del general, pues evidenciaba que las Fuerzas Armadas mexicanas ya no son la respetable institución neutral al servicio del Estado mexicano, es decir de todos los mexicanos, para convertirse en un apéndice de la 4T, o sea un ejército al servicio de un proyecto político, uno que por cierto no es que esté resultando una experiencia de fortalecimiento a nuestra frágil democracia.

Según por donde se mire, los críticos de AMLO y su proyecto de restauración del viejo PRI, le censuran esta o aquella de sus decisiones, sus mega proyectos o sus contrarreformas, aunque los más agudos saben ver que la transferencia de poder a las Fuerzas Armadas, aún hoy el gran baluarte del Estado, y el riesgo de llevar corrupción donde había integridad, es tal vez el más peligroso de los cálculos del presidente.

Todos los Derechos Reservados, prohibida su copia o reproducción.

Deja un comentario